fundación Biodiversidad

Biodiversidad Terrestre

Construcción de dos puntos de alimentación suplementaria para grandes necrófagos

Un ejemplar de buitre

La iniciativa pretende construir tres nuevos comederos estratégicamente situados, que permitan reforzar la disponibilidad de alimento para las aves carroñeras en Pirineos. Se lleva a cabo siguiendo un protocolo que favorezca a todas las rapaces carroñeras, con especial atención al quebrantahuesos, el alimoche, el buitre negro y el milano real.

 

En los años 90 las poblaciones de rapaces necrófagas ibéricas invirtieron la tendencia negativa de su población, gracias a proyectos de conservación específicos. Especialmente para el quebrantahuesos, Catalunya es uno de los bastiones europeos de la especie, con más de 33 territorios y un gran número de individuos. La importancia de esta región para las necrófagas se ve incrementada actualmente por la reintroducción del buitre negro en Pirineos, siendo actualmente la única zona en Europa donde conviven de manera habitual las cuatro especies de buitres europeos.

Sin embargo, todos estos buenos resultados están en peligro, debido a la normativa de retirada del ganado muerto del campo, a raíz de la crisis declarada con la detección del primer caso de Encefalopatía Bovina Espongiforme (EEB) en España, en el año 2001.

La escasez de alimento y la alarma social ha llevado a considerar, en especial al buitre leonado, como una amenaza para el ganado, al incrementarse los ataques a reses vivas. De esta forma, el problema del envenenamiento de estas especies para evitar esos ataques puede ser de nuevo un grave factor de riesgo que reduzca su población.

 

Estado: 
Cerrado
Año Inicio: 
2009
Año fin: 
2010
Entidad ejecutora: 
Associació d´amics del Centre de Fauna de Vallcalent (TRENCA)
Fuente de financiación: 
Fundación Biodiversidad
Ámbito ampliado: 
Lérida (Cataluña).